Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía  

La Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía le da la bienvenida y agradece su visita

 Romance del Silencio

    

                                        Doce campanadas lloran

                                      campanas tocando a muerto,

                                       campanas resquebrajadas

                                       que dan al aire lamentos.

                                         El Cristo, crucificado, 

    con el mentón sobre el pecho

  acaba de agonizar

con todo el cuerpo maltrecho.

 Le acompaña por las calles 

un sordo tamborileo

    -se habla de amor en voz baja-

pero con golpes certeros

que remueven la conciencia

en su penoso paseo.

 Siento un algo por el alma 

que no me deja sereno:

  sé que por mí padeciste

antes de quedarte muerto.

Vas caminando despacio 

dejando estelas de fuego;

vas abrasando mis sienes

  llenas de remordimiento

al sentir que por mi culpa

te quedaste sin aliento.

Pero, Señor yo te pido 

tu mirada de consuelo,

   oiré tu perdón sin metas

en tu amoroso silencio.

  Camina Jesús, camina,  

     que detrás de tu cortejo     

suplicante y de rodillas

   llevas mi arrepentimiento.

                                                                                        Decoroso Puerta